Ya es sabido que muchos fanáticos acérrimos del anime tienen un personaje favorito con el que sienten un profundo vínculo emocional. En la jerga moderna de los otaku/fujoshi, este personaje favorito se llama oshi, que viene de la palabra japonesa osu, que significa “recomendar” y, por extensión, “apoyar“. A riesgo de sonar vulgar, al parecer también hay algunos superfans que, cuando miran a su oshi, no sólo quieren apoyarlo, sino también hacer algo más. Nos referimos, por supuesto, a comerse su cabello.

Al menos, la cafetería de canciones de anime de Tokio, STARS, dice que hay fanáticos que quieren comerse el cabello de su personaje favorito, y el restaurante está encantado de complacerlos con un evento especial que han bautizado directamente como «Let’s Eat Our Oshi’s Hair».

La estética popular del anime incluye desde hace tiempo una vibrante paleta de mechones de arco iris, por lo que STARS ha preparado una amplia selección de colores de “cabello”. Si todo el concepto parece bastante extraño, bueno, el propio STARS admite que se trata de un “plan aparentemente loco”, que podría ser la razón por la que Let’s Eat Our Oshi’s Hair sólo se lleva a cabo en la sucursal de STARS en el distrito otaku de Akihabara, y no en sus otras ubicaciones en los barrios comparativamente más convencionales de Ikebukuro y el centro de Yokohama.

Sin embargo, incluso para los estándares únicos de Akihabara, no se puede servir legalmente cabello humano en un restaurante, por lo que el cabello es en realidad fideos de colores. Concretamente son somen, un tipo de fideo de trigo fino que tradicionalmente se sirve frío y se pasa por un cuenco de caldo antes de comerlo, siendo uno de los platos refrescantes favoritos del verano en Japón. Finalmente, el evento Let’s Eat Our Oshi’s Hair se celebró el pasado 20 de agosto, con precios que oscilan entre los 400 y los 500 yenes (entre 2,96 y 3,70 dólares), dependiendo del color exacto.

Fuente: Comunicado de Prensa vía SoraNews24

La entrada Ahora puedes comerte el cabello de tu waifu favorita se publicó primero en Kudasai.

Leave A Comment