Dicen que la curiosidad tiene una atracción lo suficientemente fuerte como para matar al gato y es que a todos nos cautiva una buena dosis de intriga (a veces más si se trata de algo tan misterioso como un crimen). En esta pequeña selección de historias macabras con autoría de Edogawa Rampo, se presenta un escenario tan turbio que atrapa la atención de los lectores más morbosos.

Esta es una antología que deja un sabor agridulce mientras te sumerge en un mundo donde lo macabro y lo burlesco van a ser ideas constantes. De la mano de Satori Ediciones, asistimos al retrato de ciertos mecanismos de la mente humana que, en muchos de los casos, perturban más por lo retorcido que por lo explícitamente criminal.

El origen de un género

En Crímenes selectos se recopilan los siguientes 6 relatos escritos por Edogawa Rampo entre 1924 y 1931:

Gemelos
Un sueño a pleno sol
La butaca humana
La llegada de O-sei
Bichos
Los extraordinarios crímenes del doctor Mera

Respecto a su contenido, todos los textos en conjunto conforman una lectura variada a la vez que se enfocan en una etapa concreta en relación a la producción de este escritor.

La trayectoria novelística de Rampo ha provocado que pasara a la posteridad como el precursor del ero-guro nansensu (literalmente: erótico, grotesco y sinsentido), una corriente de expresión artística que, a grandes rasgos, se caracteriza por su ánimo de ruptura contra los tabúes presentes en la cultura de la época a través de un contenido explícito en el que predominan la sangre, las parafilias y la falta de lógica.

Esta recopilación de relatos funciona muy bien a modo de introducción en el género. En primer lugar porque los textos fueron publicados en la etapa más temprana del escritor y actúan a modo de recorrido a través de los orígenes del mismo, ya que en su mayoría pertenecen a la década de los años 20.

En segundo lugar, porque podemos encontrar un poco de cada una de las características que conforman este estilo tan peculiar. Entre sus páginas nos encontramos con historias algo eróticas, un poco absurdas y muy grotescas. Si bien hay que decir que el tono se va a mantener en un nivel moderado teniendo en cuenta el de otras obras de Rampo, pero esto también se suma a los motivos por los que funciona muy bien como material de introducción.

Los rincones oscuros de la mente

Retomando el género, lo grotesco no tiene por qué limitarse a lo sangriento o a lo puramente físico, el lado perverso de la mente humana también juega un papel fundamental tal y como demuestran los protagonistas de las historias. El principal punto en común que unifica esta selección se encuentra en la lógica retorcida que subyace en las mentes de los protagonistas.

Los personajes que se presentan en este libro son personas que por una serie de motivos viven al margen del entramado social. El aburrimiento, el hastío y el tiempo libre son para ellos un común denominador que da rienda suelta a la imaginación. En este momento, la mente descontrolada y sin nada mejor que hacer puede llevar al cuerpo a comportamientos verdaderamente demenciales y esto es lo que hace de cada relato una pieza bastante perturbadora.

Además de cruzar con una tranquilidad impasible la barrera de lo moralmente lícito, estos individuos están obsesionados con su propia convicción de cometer el más perfecto de los crímenes, no siempre con el resultado esperado. Las obsesiones son un tema recurrente en gran parte de la bibliografía del autor y están presentes en todas las historias contenidas en el libro sin excepción.

Añadido a las tendencias enfermizas que llevan la línea de la narración página tras página, no puede obviarse que lo absurdo juega un papel fundamental en los relatos. En ocasiones aparece en el sentido más literal de la palabra, a través de unas circunstancias que no parecen seguir una lógica convencional. Otras veces, se vuelve un elemento cómico que contrasta con todas las situaciones siniestras que se suceden, provocando cierta incomodidad desconcertante en el lector.

A pesar de tanta perversión, es inquietante notar cómo el proceso mental se describe de una forma muy natural, haciendo posible imaginar estas situaciones como algo plausible en el mundo real. Los sucesos aquí recogidos parten de problemas muy convencionales que se ven intensificados por causas igual de realistas como pueden ser la pasión, la avaricia o la soledad. En ocasiones, puede incluso notarse cierta denuncia social de forma superficial.

Una selección estructurada

Como venimos comentando, Crímenes selectos es una pieza en la que principalmente se concentran las señas de identidad más generales del estilo al que Rampo dio impulso. Una faceta que lo hace muy interesante es que todos los relatos, a pesar de tener tantas similitudes en su contenido, poseen unas diferencias estilísticas que hacen que la lectura no se vuelva repetitiva.

El estilo cambia según qué texto, variando entre narraciones en primera persona, omniscientes, recursos epistolares, metanarrativos… e incluso apareciendo el mismo Rampo como relator. Las diferentes extensiones de los relatos incluidos también aportan cierto dinamismo y ayudan a suplir el hecho de que algunas historias, como es normal, pueden hacer variar el interés del lector por llamar menos su atención en comparación a otras.

En cuanto a la estructura de la edición, el orden de las historias se establece cronológicamente según su fecha original de publicación. Este hecho, unido al epílogo final, permite disfrutar de la lectura en un sentido evolutivo. Siguiendo la misma línea temática, puede percibirse la evolución del autor a lo largo de una década de trayectoria, para acabar la lectura con una pequeña contextualización de todo lo leído tanto de forma global como de cada texto por separado.

Edogawa Rampo

Edogawa Rampo es el pseudónimo de Hirai Taro, nacido en Nabari, Japón en 1894. Antes de comenzar a desarrollar su obra como autor llegó a graduarse en ciencias económicas en 1916, en la Universidad de Waseda, y desempeñó diversos trabajos que poco tenían que ver con la escritura. Fue su admiración por autores occidentales como Arthur Conan Doyle y Edgar Allan Poe (nombre que inspiró su propio distintivo literario) lo que llevó a Rampo a introducirse en el género de misterio.

En su juventud, se dedicó a traducir al japonés algunas de las obras de estos autores hasta que definitivamente, a principios de 1920, se inició activamente en el mundo literario publicando relatos. El impacto de sus historias le hizo ganar mucha popularidad y prestigio, pero su contenido fue censurado por completo durante la guerra a causa de su carácter explícito.

Tras este período volvió a la escritura mientras comenzó a trabajar en la supervisión, edición y promoción del género. Como parte de su apoyo al medio, impulsó la Asociación de escritores japoneses de misterio, que contaba con su propio Premio Edogawa Rampo, uno de los más antiguos galardones literarios del país. Rampo es considerado el escritor más prestigioso en el campo de la novela detectivesca y sus obras continúan disfrutando de un reconocimiento que las sigue manteniendo vivas aun después de su fallecimiento en 1965.

En España, Satori Ediciones ofrece varias obras del autor entre las que se encuentran El extraño caso de la isla panorama, uno de sus títulos más famosos, o Los casos del detective Kogoro Akechi, el detective más famoso de la ficción detectivesca de Japón y líder del club de los jóvenes detectives.

Otras editoriales se han lanzado igualmente a publicar parte de la bibliografía de Rampo, como es el caso de Quaterni mediante Los crímenes del jorobado, o la antología Kaiki: cuentos de terror y locura donde se incluye uno de sus relatos entre los de otros autores. Ediciones Jaguar brinda, asimismo, varias aportaciones del maestro del ero-guro como son La lagartija negra, Moju: La bestia ciega (también editada por Satori) y la antología ilustrada Relatos japoneses de misterio e imaginación.

Su influencia en el manga y el anime también se hace patente, siendo el caso del famoso detective Conan Edogawa una de las inspiraciones más reconocidas en el medio. Por supuesto, autores representativos del ero-guro han contribuido al macabro universo de Rampo a través de adaptaciones, destacando a Suehiro Maruo con obras como El extraño caso de la Isla Panorama (ECC Ediciones) y La oruga (Glénat) . Es necesario aquí incluir La silla humana de Junji Itō, una adaptación del relato homónimo incluido en esta selección que se puede encontrar en el recopilatorio Lo mejor de Junji Itō, publicado por ECC Ediciones.

Edición

Este libro de Satori Ediciones está editado en una encuadernación rústica con solapas. Tiene un tamaño de 140 x 220 milímetros, una extensión de 226 páginas y fue publicado en mayo de 2021 con un precio de salida de 18,00 €.

Como es costumbre para la editorial, la portada está ilustrada por la obra del mangaka Suehiro Maruo, una elección acertada teniendo en cuenta la relación estilística entre ambos autores. El diseño exterior resulta llamativo y mantiene todos los elementos visibles y con una buena disposición.

Ojeando la cubierta, en la contraportada se puede leer un resumen del contenido acompañado de una cita del traductor, la solapa del inicio ofrece al lector una pequeña biografía de Edogawa Rampo y, la solapa final, contiene un listado de otras obras de la colección Satori Ficción, a la que pertenece este libro.

Respecto al interior, contiene 6 relatos precedidos de un pequeño índice justo al inicio. Tras los textos principales, se añade también un breve epílogo escrito por Daniel Aguilar, traductor del libro, en el que se expone el contenido y el estilo del autor además de añadir algunas notas sobre cada una de las historias por separado. En último lugar, las páginas finales están reservadas a promocionar otros libros de la editorial, ocupando 5 páginas no numeradas.

Conclusión

En última instancia, Crímenes selectos es esencialmente una carta de presentación al universo retorcido de este autor tan característico. Su contenido se centra en una de las épocas más prolíficas del mismo y es posible encontrar multitud de elementos básicos en su estilo literario. Es una selección sencilla pero completa que, junto a las características más relevantes ya remarcadas en esta reseña, posee otros tantos recursos recurrentes que definen el origen del ero-guro más clásico.

Teniendo en cuenta la naturaleza macabra de su contenido, tiene un tono bastante moderado que puede adaptarse a un público muy amplio siempre que esté interesado en este tipo de historias. Del mismo modo, la escritura es muy asequible, carente de adornos y sin un lenguaje excesivamente complejo. En este sentido cabe mencionar que las notas a pie de página facilitan la comprensión de aquellos elementos que por motivos culturales (generalmente) resultan más difíciles de comprender.

Por todo lo mencionado, este libro se posiciona como un título muy recomendable a la hora de establecer una primera toma de contacto con Edogawa Rampo, además de funcionar como una lectura ligera, morbosa y un tanto alejada de lo convencional.

Lo mejor

La extensión y disposición de los relatos aumenta la curiosidad y hace de la lectura algo ameno e interesante.
Es una buena introducción a los primeros pasos de la trayectoria del escritor.

Lo peor

A pesar de las ventajas del formato, algunos textos dejan con ganas de un poco más de recreación, resultando algunos un poco más insípidos que otros.

 

Crímenes selectos

Bueno

Autores: Ranpo Edogawa
Editorial: Satori Ediciones
Formato: Rústica con solapas
Tomos: 1 (Finalizada)

Leave A Comment